Personal menu
Búsqueda
No tienes artículos en tu carrito de compras.

Sufrir nunca es en vano

Pasar por el sufrimiento tiene el potencial de devastarnos y destruirnos, o de ser una puerta de entrada a la gratitud y la alegría.
Editorial: B&H
Sku: 9781535983976

En la vida los tiempos difíciles nos llegan a todos, sin ninguna explicación real. Pasar por el sufrimiento tiene el potencial de devastarnos y destruirnos, o de ser una puerta de entrada a la gratitud y la alegría. Elisabeth Elliot no era ajena al sufrimiento. Su primer marido, Jim, fue asesinado por la gente Waoroni en Ecuador, momentos después de que él llegara con la esperanza de compartir el evangelio. A su segundo marido lo perdió por el cáncer. Sin embargo, fue en su sufrimiento más profundo que aprendió las lecciones más profundas acerca de Dios. ¿Por qué no hace Dios algo con el sufrimiento? Él hace, Él hizo, Él es, y Él lo hará. El sufrimiento y el amor están inexplicablemente vinculados, como lo demuestra el amor de Dios por su pueblo en el hecho de que envió a Jesús a cargar nuestros pecados, aflicciones y sufrimientos en la cruz, y llevó lo que no era suyo para que no tuviéramos que llevarlo nosotros. Él ha recorrido el último camino del sufrimiento, y ha ganado la victoria en nuestro nombre. Esta verdad llevó a Elisabeth a decir: "Lo que sea que esté en la copa que Dios me está ofreciendo, ya sea dolor, pena y sufrimiento, y pena junto con muchas más alegrías, estoy dispuesta a aceptarlo porque confío en Él".

CRC8,900.00
increase decrease
Disponibilidad: 2 Disponible
Ship to
*
*
Shipping Method
Name
Estimated Delivery
Price
No shipping options

En la vida los tiempos difíciles nos llegan a todos, sin ninguna explicación real. Pasar por el sufrimiento tiene el potencial de devastarnos y destruirnos, o de ser una puerta de entrada a la gratitud y la alegría. Elisabeth Elliot no era ajena al sufrimiento. Su primer marido, Jim, fue asesinado por la gente Waoroni en Ecuador, momentos después de que él llegara con la esperanza de compartir el evangelio. A su segundo marido lo perdió por el cáncer. Sin embargo, fue en su sufrimiento más profundo que aprendió las lecciones más profundas acerca de Dios. ¿Por qué no hace Dios algo con el sufrimiento? Él hace, Él hizo, Él es, y Él lo hará. El sufrimiento y el amor están inexplicablemente vinculados, como lo demuestra el amor de Dios por su pueblo en el hecho de que envió a Jesús a cargar nuestros pecados, aflicciones y sufrimientos en la cruz, y llevó lo que no era suyo para que no tuviéramos que llevarlo nosotros. Él ha recorrido el último camino del sufrimiento, y ha ganado la victoria en nuestro nombre. Esta verdad llevó a Elisabeth a decir: "Lo que sea que esté en la copa que Dios me está ofreciendo, ya sea dolor, pena y sufrimiento, y pena junto con muchas más alegrías, estoy dispuesta a aceptarlo porque confío en Él".

Elisabeth Elliot fue una autora y oradora cristiana. Su primer marido, Jim Elliot, fue asesinado en 1956 cuando intentaba hacer contacto misionero con la Auca del este de Ecuador. Más tarde pasó dos años como misionera de los miembros de la tribu que mataron a su esposo.

  • Solo los usuarios registrados pueden escribir comentarios
*
*
Malo
Excelente
*
*
*
Los clientes que compraron este artículo también compraron

Textos Fuera de Contexto

En "Textos fuera de contexto", algunas de las voces más influyentes en la iglesia de hoy, analizan algunos de los pasajes bíblicos más malinterpretados en nuestros tiempos.
CRC6,900.00

Orando la Biblia

Donald S. Whitney
CRC6,900.00

Un corazon nuevo

De muerte a vida con Jesús
CRC8,900.00

Los idolos en el corazon de una madre

Incluso cosas buenas pueden convertirse en ídolos si les damos una importancia central en nuestras vidas.
CRC8,900.00

A Su Imagen

Jen Wilkin
CRC7,900.00

El Dios Santo

Jackie Hill Perry
CRC9,900.00